Las condenas por maltrato animal se han multiplicado por 14 en la última década

Las condenas por maltrato animal se han multiplicado por 14 en la última década

Los casos de delito ambiental tramitados por policía y jueces en España han pasado de 130 en 2007 a 606 en 2017, según SEO/BirdLife

Bilbao – 9 de Agosto de 2019

Las denuncias por malos tratos a animales domésticos crecen constantemente. Fuente: ACMA

La sociedad está cada vez más sensibilizada con la protección de la naturaleza en general y de los animales en particular. Pese a ello, las denuncias y procesos judiciales por maltrato animal siguen siendo una constante en nuestro país. Afortunadamente, también crece la actividad policial y judicial para hacer cumplir las normativas de protección de la naturaleza.

Los datos preliminares de un estudio que lidera la organización conservacionista SEO/BirdLife muestra en este sentido un notable crecimiento del número de delitos contra el medio ambiente que llegan a los tribunales en España. La estadística recogida en este estudio, que podría ser presentado oficialmente el próximo otoño, indica que se ha pasado de los 130 delitos ambientales en el 2007 a 606 casos en el 2017.

El maltrato de animales domésticos, en preocupante auge

Los casos de maltrato animal esclarecidos por el Seprona, la unidad de protección de la naturaleza de la Guardia Civil, se han cuadruplicado entre 2009 y 2017. De éstos, el maltrato de animales domésticos es el delito medioambiental que más ha aumentado en España durante los últimos años. Tanto los hechos conocidos por la Guardia Civil, como las acciones de las fiscalías ambientales muestran un fuerte crecimiento: si en 2007 se abrieron 15 diligencias y se dictaron 11 condenas por maltrato animal, en 2017 estas cifras habían escalado hasta 175 diligencias y 163 condenas, 11 y 14 veces más, respectivamente, en apenas una década, según avanza este estudio de SEO/BirdLife.

Dos agentes del Seprona inspeccionan el cadáver de un águila imperial. – Fuente: SEO/BirdLife

Fiscalías y tribunales, más activos contra el maltrato

En los últimos años, parece dibujarse una tendencia que muestra un descenso relativo de las infracciones administrativas acompañado por un aumento progresivo de los delitos. En este último grupo, los delitos contra la fauna representan aproximadamente un tercio del total de los hechos investigados como posibles delitos medioambientales.

Además de los datos de la Guardia Civil, el estudio de SEO/BirdLife escudriña las memorias de la Fiscalía General del Estado, el CGPJ y el INE. Las diligencias de investigación por presuntos delitos medioambientales realizadas por la Fiscalía se mantienen relativamente estables desde el año 2008 en torno a las 1.500 anuales (la media del periodo analizado es de 1.448), con la excepción de los años 2013 y 2015, en los que la cifra es inferior.

Más sentencias condenatorias

Resulta especialmente llamativo el aumento en el número de sentencias condenatorias por delitos ambientales en general y por maltrato animal en particular. El número total de sentencias condenatorias por delitos ambientales se ha triplicado desde 2008 a 2017, pasando de 219 a 773 condenas al año.

Según David de la Bodega, responsable del Programa Legal de SEO/BirdLife, “el aumento en el conocimiento, esclarecimiento y las sentencias condenatorias en los delitos contra el medio ambiente no necesariamente suponen un aumento de la criminalidad ambiental. Más bien, estos datos pueden estar reflejando la especialización y capacitación de agentes de medio ambiente, Seprona y fiscalías ambientales, lo que está permitiendo tener un mayor conocimiento de los delitos que se vienen cometiendo y poder determinar la responsabilidad de los autores”.

Para Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, “estos datos también pueden estar hablando de la creciente sensibilidad social frente a los delitos ambientales. Cada vez más personas y organizaciones dan el paso de denunciar las posibles infracciones que detectan. Como ciudadanía, cada vez somos más conscientes de que no podemos mirar hacia otro lado, no podemos callar frente a las agresiones contra la naturaleza y, además, por suerte, cada vez contamos con policías ambientales más dotados y especializados, y con fiscalías y tribunales más informados y sensibilizados, siendo el papel de las ONGs esencial en la denuncia ambiental”.

“Todos estos datos se publicarán en un informe exclusivo que verá la luz en octubre y que, por primera vez en España, analiza el carácter disuasorio, la efectividad y la proporcionalidad de las sanciones penales impuestas en nuestro país por delitos contra el medio ambiente”, destaca SEO/BirdLife en su avance de resultados.

Colabora con ellos

Colabora con ellos

Últimas noticias